Haz click para compartir

El rol de los grupos de mujeres, clubes de madres, comedores populares, mujeres líderes, mujeres miembros de sindicatos, etc. en las crisis económicas más fuertes en el Perú, ha dejado huella indeleble en la memoria de muchos peruanos. Especialmente, de quienes tuvimos la oportunidad de ver cómo podían cubrir las necesidades de alimentación de miles de persona o cómo salían a las calles en los últimos veinte años, arriesgando su propia vida en pos del logro de sus derechos y enfrentando a Gobiernos antipopulares y corruptos. Ahora, el mundo a cambiado en muchos aspectos y las mujeres tienen nuevas demandas, sin embargo, muchos problemas sociales aún persisten, entre ellos, la desigualdad y la falta de Ciudadanía.

La desigualdad tiene muchas dimensiones, pero todas ellas y sus soluciones se encuentran estrechamente ligadas al concepto de Ciudadanía, en el contexto de todo sistema político que considere ese derecho. Como tal, las diferencias y discriminación de las mujeres evidenciadas en una Ciudadanía Excluyente podrán ser analizadas tomando en cuenta lo siguiente:

  • El Género y la inclusión de hombres y mujeres, respondiendo alas preguntas: ¿Las mujeres eligen voluntariamente el tipo de vida que llevan?, ¿A qué se debe la situación de desventaja de las mujeres? y las definiciones vinculadas a la situación de desventaja de las mujeres.
  • El Republicanismo y la problemática que subyace de la desventaja de las mujeres, a partir de reconocer la desigualdad como una situación generada por las desventajas de las mujeres y, su eliminación a través del acceso a la Ciudadanía.
  • Líneas estrategias para lograr la Ciudadanía plena de las mujeres teniendo como respaldo a la Ideología Republicana y un proceso de construcción cultural, para aumentar la capacidad de acción y decisión de las mujeres.

PARTE 1: EL GENERO Y LA INCLUSION DE HOMBRES Y MUJERES

¿Por qué palabras como ‘igualdad’ y ‘género’ pueden causar tanto escozor en el Perú, aún cuando ya se conoce y se habla más al respecto? Quizá porque es una realidad que muchas veces nos es ajena, porque la desconocemos o porque la obviamos a propósito, inclusive siendo mujeres.

En el vasto número de mujeres que pasa por múltiples problemas de desigualdad o que están identificadas y son solidarias con esta realidad, no están incluidas las mujeres privilegiadas, porque forman parte de estratos sociales altos o porque, simplemente, son indiferentes a los problemas de nuestra época. Es más, existen intelectuales de renombre que tienen acceso a la historia y que de manera inconsistente niegan la posición de desventaja de las mujeres en el mundo. ¿Qué sucede en la realidad?

1. ¿Las mujeres eligen voluntariamente el tipo de vida que llevan en la sociedad?

Las características que configuran la situación en desventaja de la mujer podrían ser fácilmente identificadas, a partir del sentido contrapuesto de los criterios utilizados por algunos, como Camille Paglia, una reconocida intelectual española que dice:

  • “No sé cómo es en España, pero en EEUU desde Kennedy por ley, se tiene que pagar lo mismo a un hombre y a una mujer si hacen el mismo trabajo”. Es obvio que emite opinión en función a una perspectiva local, aunque hay fuentes que demuestran que esto no es homogéneo en USA.
  • “Las mujeres suelen elegir trabajos más flexibles (y, por lo tanto, peor pagados) para poder dedicarse a sus familias”, “Lo que es evidente es que las mujeres tienen también derecho a elegir diferentes caminos. Y a lo mejor para muchas mujeres el trabajo no es tan importante”, “Pero hay otras que prefieren un trabajo más flexible para pasar más tiempo con sus hijos y no dejarlos al cuidado de extraños.
  • “Ahora hay una crisis de roles de género y un debate centrado únicamente en las necesidades de las mujeres”, “Por eso yo llamo a mi feminismo un feminismo de la calle. Yo creo en las mujeres fuertes, que son capaces de crecer y protegerse solas. No en las que corren a refugiarse en las leyes o en un comité.”
  • “El problema del feminismo es que no representa a un amplísimo sector de las mujeres. Los estudios de género son mera propaganda y no son una disciplina académica.”.

Lo que plantea Camile Paglia sólo constituye una hipótesis y un análisis subjetivo porque no demuestra lo que dice con información concreta e incluso llega a plantear que: “Sin el hombre, la mujer nunca hubiera salido de la cueva».

En contraposición a la corriente anti-feminista indicada, se demuestra con evidencias empíricas y con información estadísticamente representativa elaboradas por instituciones reputadas y organismos multilaterales, que:

1.1. Las mujeres eligen a priori dedicarse a la crianza de los hijos o al cuidado de otros familiares (Hugo Ñopo, investigador peruano) y, dejan temporalmente el mercado laboral o deciden trabajar a tiempo parcial, porque sólo ellas pueden asumir esa responsabilidad, ya que la sociedad les ha asignado ese rol, a diferencia del hombre. Esto genera que:

  • Las mujeres en el Perú nacen con oportunidades limitadas y con restricciones sociales, económicas y políticas5 en lo laboral:
    • Existen brechas remunerativas entre hombres y mujeres (las que trabajan a tiempo completo ganan 15% menos que los hombres) y, tienen poca participación en cargos directivos.
    • Las mujeres pierden oportunidades para competir por cargos directivos.
    • Sólo un 72 por ciento de las mujeres entre 15 y 64 años participa en el mercado laboral en comparación con el 87 por ciento de los hombres. Cuando lo hacen, la mayoría esta subempleadas y ganan en promedio un 30 por ciento menos que los hombres.
    • Exista una brecha salarial de 4% entre las propias mujeres, ya que las que ganan el 4% adicional lo hacen porque decidieron no tener hijos, frente a las que sí los tienen y ganan menos.
  • En el ámbito social, la inequidad de género tiene consecuencias negativas:
    • Embarazos juveniles y violencia contra la mujer. Según la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (ENDES 2017), el porcentaje de mujeres entre 15 y 19 años que tuvieron que asumir una maternidad y transitar a la vida adulta es de 14 por ciento, y en las zonas rurales la tasa se eleva al 24 por ciento. Un embarazo precoz lleva a la mujer a abandonar los estudios, por lo que tendrá menores posibilidades de empleo. Además, esta es también una de las razones por las cuales se acentúan los problemas de salud y el aumento de la mortalidad materna.
    • El 9.8 por ciento de los hogares en el Perú tienen a una mujer como jefe, y este porcentaje aumenta al 38.6 por ciento en el estrato socioeconómico D y a 33 por ciento en el E. La mayor proporción de mujeres jefe de hogar en los sectores más pobres, lo que implica mayor responsabilidad.
    • La mayor parte del costo que involucra la crianza de los niños y/o familiares sigue siendo asumido por las mujeres, aunque no lo quieran.

1.2. La falta de inserción de las mujeres en el mercado laboral no se explica por diferencias en el nivel educativo, ni por el desempeño académico (pese a que, en países de la OCDE, las calificaciones de mujeres son más altas que las de los varones). En consecuencia, las mujeres eligen trabajos con menos remuneración y menores posibilidades de ascenso, lo que es compatible con la maternidad.

1.3. Las mujeres de clases altas o medias acceden a altos cargos del estado o empresas por ser profesionales, aún cuando no sea en paridad. Lo que pesa más en este caso son sus conexiones sociales y políticas, que su condición de mujeres. Hace poco Inés Temple extrapoló incorrectamente esta característica a todas las mujeres peruanas. Dijo que las mujeres peruanas escogen quedarse en casa para encargarse de la familia, no por falta de oportunidades… sino porque una mujer educada saldrá delante siempre que sea ambiciosa.

1.4. La falta de inserción de mujeres en el ámbito político como lo muestra el gráfico adjunto. Una realidad que fue mejorando en el Perú a partir de la implementación de la ley de cuotas pero nunca se alcanzó el porcentaje aprobado (30% para el acceso a mujeres a las instancias de poder político). Otros estudios también evidencian que el mundo político no incorpora con igual facilidad a mujeres de clase alta y media respecto a las de origen popular.

Las mujeres y líderes comunales tienen serias dificultades a acceder al mundo político o esfera pública por lo siguiente:

  • No haber accedido a la educación superior y recursos económicos.
  • Por tener sobrecarga del trabajo productivo, reproductivo y comunitario y,
  • Las actividades comunitarias o políticas de las mujeres de estratos populares representan una carga adicional, pues, deben garantizar la reproducción del trabajo doméstico y deben aportar ingresos al hogar (sobretodo en el espacio rural). Esto, les deja menos tiempo disponible para salir a reuniones, debates, realizar gestión, etc., a diferencia de los hombres del mismo estrato popular, que están culturalmente exentos de realizar esas actividades.

2. ¿A qué se debe la situación de desventaja de las mujeres?

La historia siempre ha sido fuente de hechos que muestran verdades demostrables. Desde hace 2,500 años la historia ha evidenciado que no hubo igualdad, ni libertad para varios grupos poblacionales (esclavos, siervos, gays, mujeres, etc) quienes no eran considerados ciudadanos. Asimismo, se sabe que eso no constituyó problema y no representaba una demanda universal para las distintas formas de gobierno de esas épocas. Sin embargo, luego de épicas luchas se terminó con la esclavitud, las mujeres accedieron al voto y, felizmente ahora, el Feminismo y el Ambientalismo ya forman parte de la agenda pública en el mundo. Sin embargo, lo que hubo antes en términos de discriminación, todavía subsiste bajo otras formas debido a intereses particulares de diverso tipo, que pueden sintetizarse en los siguientes aspectos:

2.1.  El machismo, que es un sistema y no una cualidad del varón. Es una forma de pensamiento (hay hombres y mujeres machistas). NO es que el Feminisno se base en una “retórica antimasculina” o se tenga “aversión a lo masculino” o que las mujeres se consideren víctimas o que sea una “lucha de mujeres contra los hombres” como dicen muchos. En la antigüedad o modernidad existe igual percepción: los hombres son mejores que las mujeres y se induce a creer en ello.

2.2.  El sistema imperante de inequidad económico, social y político, actualmente el Neoliberalismo. Éste, no sólo se centra en el individualismo focalizado en el supuesto de que cada persona siempre debe obtener la máxima ganancia después de cada decisión racional que tomen. También influencia en otros aspectos de la vida diaria, en lo cultural y en lo social, estableciendo supuestos que discriminan a los más vulnerables. Por ejemplo, el hecho de proclamar que la naturaleza de la mujer es determinante en su especialización en el cuidado del hogar y como tal, es más eficiente que ella asuma ese rol y se queden en casa y, en correspondencia, el hombre debe tener el rol de velar por conseguir el dinero sustento del hogar. Evidentemente, estos hechos y otros hacen que las mujeres tomen las opciones que profundizan sus desventajas en cualquier sector (laboral, educativo, etc), aún cunado no lo deseen.

2.3.  La creencia de que las decisiones de las mujeres relacionadas con la profundización de la inequidad, se dan por selección natural o por simple voluntarismo. La verdad es que no lo hacen porque les encanta hacerlo, es la presión social a través de los roles que se le asigna lo que es determinante en sus decisiones. No obstante, esto no excluye un número poco significativo de mujeres que lo hace porque realmente les gusta hacerlo (El Congreso Peruano tuvo entre sus filas a ex congresistas, que ante los debates para aprobar el Enfoque de Género como parte de la currícula escolar o el proyecto de Paridad y Alternancia protestaron reclamando su decisión de cuidar niños y de no ser una “cuota” política).

2.4.  Los cambios en la esfera pública que implicaron transformaciones en el terreno de lo formal, incluyendo normatividad, que no han implicado la modificación de los roles que, cultural y socialmente, se les ha asignado a las mujeres (fue impactante la Campaña de los “Mandiles Rosados” del Ministerio de la mujer y Poblaciones Vulnerables, destinada a promover un nuevo modelo de masculinidad tendiente a compartir el trabajo reproductivo y de cuidado). En consecuencia, las mujeres siguen confinadas a la esfera de lo privado, la mayoría no abandona los imaginarios culturales de asignación diferenciada de roles de genero e inclusive, cuando tienen la oportunidad de ocupar un cargo prefieren no aceptar.
2.5. Interseccionalidad. ¿De qué hablamos cuando escuchamos que alguien ha sido discriminado, no una, ni dos, ni tres veces, sino… simplemente discriminado?

¿Acaso nos referimos a lo que le pasó a María respecto a su raza y su pobreza? “María sólo trabaja, sólo trabaja, sólo trabaja. Para María no hay madrugada, ni mediodía, ninguna luna. María no tiene tiempo de alzar los ojos, sólo trabaja…”?. Es el texto de una canción peruana que nos cuenta la historia de María, quien es negra, pobre, vivía en un área rural de la costa, no terminó la escuela primaria y debía continuar con la herencia histórica de otras niñas y jóvenes como ella, que debían trabajar sin acceso a derechos laborales. Susana Baca, una cantante negra como María, cuenta que la única forma con la que pudo evitar esa situación de opresión fue su educación.

¿Quizá pensamos en la situación de Berta, su origen indígena y su defensa del medio ambiente?
Berta Cáceres luchó en defensa del territorio lenca, la etnia más numerosa de las ocho que habitan Honduras y, por ello, recibió el premio Goldman (casi un Nobel Ambiental). Para ella, la explotación de la naturaleza, el racismo, la discriminación sexual y la opresión de las mujeres indígenas lencas eran una sola. Bertha murió asesinada a balazos y, su hija, quien ahora le sigue sus pasos dice:“Mi madre no murió, sino que fue puesta en esta tierra como una semilla”. (Hoy es día de la Mujer Rural).

¿Podría ser que pensemos en el caso de María de Jesús, su origen indígena y sus ganas ubérrimas de participar de las instancias de poder político?
María de Jesús Patricio “Marichuy” fue candidata independiente a la presidencia de México respaldada por el Concejo Indígena de Gobierno (sesenta etnias que no tienen representación política), en defensa de las tierras despojadas a los indígenas, la biodiversidad y la soberanía. Ella murió en un sospechoso accidente a cargo del crimen organizado. Ella representó la doble exclusión que es ser india y mujer en su país, lo que se comprobó en las dificultades que tuvo para la inscripción de su partido en el 2018, año en que México tendría por primera vez candidatos independientes a la presidencia. Para ello se establecieron requisitos (incluyendo el recojo de firmas on line, cuando en áreas rurales no habían dichas facilidades, menos aún, smartphones) que, sólo posibilitaban la inscripción de profesionales de la política. Obviamente, Marichuy no logró inscribir a su organización porque sólo consiguió 260 mil de 870 mil y murió poco antes de vencerse el plazo de inscripción. La campaña de inscripción fue tan excluyente que, como muchos la catalogaron, sólo fue representativa de la siguiente frase: “Prohibido votar por una indígena”.

¿Será el caso de Wendy que, sin alternativa alguna, tuvo que soportar por ser mujer, la violencia del poder político?
Wendy Guerra, novelista cubana, salía del aeropuerto de La Habana en Cuba en el año 2014, cuando un oficial vestido de civil la encerró en un cuarto para pedirle, con una amable sonrisa, e hizo que se desnudara. Le ordenó ponerse de cuclillas y comenzó a tocar su cuerpo hasta asegurarse que ella no estaba sacando del país nada prohibido. En un país con serios cuestionamientos a su régimen político, las mujeres son violentadas sin reclamo alguno, como parte de la regulación.

Los casos mostrados muestran la situación de desventaja referida a diferencias múltiples por las que tienen pasar las mujeres en esta sociedad, debido a sus características físicas, a su cosmovisión, a la influencia de la pobreza (cuanto más pobre es una mujer será más discriminada) y también a la religión, como instrumento normativo-religioso para ejercer dominación sobre las mujeres.

Si las confesiones religiosas no fueran tan conservadoras y si realmente vincularan el Enfoque de Género a los principios y valores que predican (por ejemplo: “todos son Hijos de Dios” y, como tal, merecen a Jesús como su Salvador, tal como Él lo dijo) la realidad social sería otra. En ese sentido, en un momento en que la vida de las mujeres vale tan poco para muchos, existen tres ejes de importancia, al margen de la denominación de la Iglesia a la que pertenezca (católicos, evangélicos, etc), que conllevan a la reflexión de quienes se irrogan ser cristianos:

  • a) ¿Cuál es la responsabilidad como individuos (mujeres y hombres) en esta sociedad, para acabar con la Violencia contra la Mujer? “… se trata de hacer un mea culpa por haber ayudado a través de siglos a fijar en la conciencia colectiva de los varones esa actitud absurda y dañina de la pretendida superioridad del macho agresivo, que somete con rigor y violencia a la mujer pasiva y sumisa. Las que se sublevan corren el riesgo de ser seriamente dañadas o asesinadas. Esto es inadmisible en pleno siglo XXI”.
  • b) La irresponsabilidad que tienen muchos cristianos para interpretar la Biblia, cuando aplican su contenido sin ninguna relación con el contexto actual: “Muchos cristianos todavía creen en la superioridad del varón basados en su lectura literal de la Biblia; esa forma obsoleta y deshonesta de interpretar las Sagradas Escrituras en nuestros días, con el único fin de mantener el statu quo en sus organizaciones, a través del literalismo bíblico, que solo ha servido para detener el avance del pensamiento humano, y que denigra el sentido del amor de Dios hacia la humanidad, y de la teología seria”.
  • c) ¿Por qué, los que se reclaman Cristianos no aplican el Amor de Dios y, muchos de ellos (como se observa a menudo) tienen un doble discurso en su desempeño personal y profesional respecto a la práctica de valores? Esto, pese a que la biblia dice en Génesis 1:27-28. “… cualquier comportamiento que denigre y humille a la mujer es totalmente reprobable; es negar el principio del amor de Dios que compartió con ambos, varón y mujer, su propia imagen, y que depositó en ambos la responsabilidad de ejercer el cuidado de toda la creación.”

Corolario:

La Interseccionalidad es el enfoque que establece la discriminación múltiple en términos de género, etnia, clase, orientación sexual, así como otras categorías sociales incluyendo la pobreza; que lejos de ser “naturales” o “biológicas”, son construidas, están interrelacionadas y categorizan el nivel de acceso a una Ciudadanía Excluyente por parte de las mujeres.

2.6. La Violencia de Género

  • a)  La violencia que sufren las mujeres peruanas es uno de los problemas más graves que afecta al Perú. De acuerdo con los datos del INEI para 2018, el 65 por ciento de las mujeres reportó haber sufrido algún tipo de violencia por parte de su pareja, pero solo un 27 por ciento se acercó a una institución para presentar una denuncia o buscar apoyo.
  • b)  Entre 2016 y 2019 hubo 614,493 mujeres que tuvieron medidas de protección, cifra que subestima la realidad ya que la prevalencia de normas sociales lleva a las mujeres víctimas de la violencia doméstica a quedarse con sus abusadores, y las instituciones públicas de seguridad parecen carecer de la capacidad necesaria para reducir este fenómeno.
  • c)  En el ámbito social, la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (ENDES 2017) indica que el porcentaje de mujeres entre 15 y 19 años que tuvieron que asumir una maternidad y transitar a la vida adulta es del 14% por ciento y en las zonas rurales la tasa se eleva al 24% (muchas debido a violaciones). Un embarazo precoz lleva a la mujer a abandonar los estudios, por lo que tendrá menores posibilidades de empleo. Además, esta es también una de las razones por las cuales se acentúan los problemas de salud y el aumento de la mortalidad materna.
  • d)  El Acoso y la violencia son los problemas cotidianos para las mujeres. La escalada de feminicidios está en aumento pese a las diferentes normas legales que han sido expedidas al respecto porque las instancias policiales y judiciales no funcionan como debe ser. También han cobrado notoriedad los diferentes casos de acoso político manifiestos en instancia del Estado e incluso en partidos políticos. Se demuestra con ello, que las normas no son suficientes. Existe la necesidad de un cambio de conducta respecto al tema en hombres y mujeres.
  • e)  La situación actual en el Perú demuestra con evidencias que el Acoso Político -como parte de la violencia de género- se viene ejerciendo impunemente contra mujeres autoridades y candidatas en los niveles de poder municipal, regional y gubernamental; lo que constituye una seria barrera para la participación de la mujer en las instancias políticas de poder. Asimismo, a ello se agregan los vacíos normativos de prevención, atención y sanción respecto al Acoso Político que aún no tienen una Ley específica, debido al agravante de la difícil situación política que hay en el Perú respecto a la relación entre los Poderes Ejecutivo y Legislativo y, la actitud negativa del Congreso por su oposición al enfoque de género.

Lo anterior ocurre hace más de cinco años después de haberse presentado el primer proyecto contra el Acoso Político y cuando aún se sigue discutiendo si toda forma de requerimiento sexual es acoso, si todo acoso es violencia, si la violencia es o no más grave que las otras violencias y, si el acoso político tiene relatividades que considerar, en el contexto de las dos corrientes de feminismo que vienen enfrentándose entre sí.

Sin embargo, existen políticas públicas que tuvieron en común el objetivo de prevenir y sancionar el acoso político contra las mujeres y, facilitar la lucha contra este problema.

Los actores y objetivos vinculados a las políticas indicadas fueron: a) Las políticas públicas del Gobierno Regional de Puno y del Gobierno Regional de Junín llamadas Ordenanzas, que determinaron como objetivo «Reconocer como una problemática de urgente atención al acoso político hacia las mujeres” en sus respectivos hábitos y, b) La política pública del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables que tuvo como objetivo establecer los «Lineamientos para la atención en los Centros de Emergencia Mujer (CEM) del Programa Nacional Contra la Violencia Familiar y Sexual, a mujeres políticas afectadas por hechos de acoso político», a efectos de coadyuvar con la atención de mujeres políticas usuarias de los servicios interdisciplinarios que se brindan en los CEM». No obstante, las políticas públicas de los Gobiernos Regionales carecieron de implementación, evaluación, control y vigilancia, por la inestabilidad institucional de esas instancias.

2.7. Definiciones vinculadas a la situación en desventaja de las mujeres

  • a)  El Feminismo
    • El feminismo es un movimiento ético y político esencial a la emancipación humana (no sólo femenina), pero que debe entenderse desde las siguientes perspectivas: igualdad jurídica y diferenciación sin discriminación, sin caer en dogmatismos segregacionistas que enfrentan bancos encontrados y autoritarismo. Sólo si logra articular el legítimo pedido de igualdad con el reconocimiento de las diferencias, no decaerá como muchos otros movimientos, en un afán prepotente de dominio machista, no importa si con líderes mujeres u hombres.
    • Tiene como objetivo la búsqueda de la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, la eliminación de la dominación y violencia contra las mujeres y el cambio de los roles sociales por género asignados tradicionalmente a ambos sexos. La RAE simplemente lo define como un principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre.
  • b)  ¿Qué es ser Feminista?
    • Ser feminista es asumir que existen desigualdades entre los géneros, que deben promoverse los derechos de las mujeres y que se debe seguir luchando hasta lograr la igualdad, continuando con lo que lograron las mujeres en épocas anteriores. Feministas pueden ser mujeres y hombres que asumen este principio.
  • c)  El Enfoque de Género
    • Es una herramienta analítica y metodológica que contribuye a superar las brechas sociales producidas por la desigualdad de género (inequidades y relaciones de poder que se producen en la sociedad), a través de políticas y mecanismos diversos que faciliten ese objetivo. Busca también la construcción de relaciones de género equitativas y justas y reconoce la existencia de otros tipos de discriminación y desigualdades derivadas del origen étnico, social, orientación sexual, identidad de género, edad, clase, etc. Adicionalmente, este enfoque establece que el género no es igual a sexo y tampoco es sinónimo de «mujeres».
    • El concepto sexo se entiende así: “Es el conjunto de características físicas, biológicas, anatómicas y fisiológicas de los seres humanos, que los definen como hombre o mujer. El sexo viene determinado por la naturaleza, desde el nacimiento.”
    • El concepto género se define de esta manera: “Roles y conductas atribuidas por las diferentes sociedades y culturas a hombres y mujeres, entendidos desde una dimensión sociocultural, y no exclusivamente biológica. El concepto de género es clave para lograr relaciones más democráticas entre hombres y mujeres. Implica establecer las responsabilidades del individuo, la familia, la comunidad y el Estado en la construcción de relaciones basadas en la igualdad de oportunidades y el respeto a las diferencias”.
    • La equívoca denominación de “Ideología de Género” que se le asigna al “Enfoque de Género”, sólo busca controlar la sexualidad y la reproducción de las personas, basadas en los lineamientos del sistema imperante de la inequidad.
  • d) Aspectos controversiales respecto al enfoque de genero
    • El Enfoque de Género tiene muchos detractores, la mayoría de ellos fundamentados en razones religiosas muy conservadoras, pero también tiene sus excesos como el Movimiento MeToo y Grupo de Francesas escritoras, artistas e intelectuales, respecto a los cuales el Partido Morado discrepa con fundamento, por varias premisas conceptuales que líneas abajo se desarrollarán y, especialmente, se relacionan con la tolerancia.
    • El Movimiento “Con mis hijos no te metas” (#CMHNTM) que se opone a la incorporación de los principios del Enfoque de Género en la Currícula Escolar del sistema educativo peruano. Sin embargo, debe considerarse que el Ministerio de Educación, a mérito de una decisión del Poder Judicial, continuará implementando el Enfoque de Género en la indicada Currícula, como parte de sus siete enfoques transversales: Enfoque de derechos, Enfoque inclusivo o de atención a la diversidad, Enfoque intercultural, Enfoque ambiental, Enfoque de orientación al bien común y Enfoque de búsqueda de la excelencia. ¿Qué plantea este movimiento?
    • El referido movimiento tiene respaldo en varias organizaciones y partidos políticos conservadores que proceden de sectores conservadores de derecha e izquierda y, de sectores religiosos de la Iglesia Católica e Iglesia Evangélica e inclusive, últimamente han surgido nuevos grupos afines de derecha que apuntan al mismo fin y con los mismos argumentos.
    • Ellos asignan al Enfoque de Género (que es un instrumento) la categoría de “Ideología de Género” cuando, contradictoriamente, su posición configura un aparato doctrinal que sería representativo de una ideología. Lo hacen a través del Fundamentalismo que se genera como reacción a la separación de la religión de la esfera pública y que intenta en su accionar, insertarse políticamente en dicho espacio. Este tema tiene mucho que ver con el Estado Laico y la Laicidad que se pretende debería haber en el Perú y se encuentra en actual definición al interior del Partido Morado. En este tema todavía hay controversia entre la calificación del Perú como Estado Laico. Aparentemente es laico (no confesional) aunque esto no es específico en la Constitución. No obstante, no puede dejar de señalarse que los principales aspectos que cuestionan el Enfoque de Género se derivan de la posición doctrinal y confesional que tienen los sectores conservadores religiosos y políticos.
    • En línea con los principios religiosos (que sólo tiene en cuenta la diferencia biológica entre mujeres y hombres), los mencionados grupos cuestionan los siguientes aspectos del Enfoque de Género:
      • Objetan que la feminidad y la masculinidad son construcciones sociales integrantes de sistemas que distribuyen poder entre hombre y mujeres en perjuicio de estas últimas.
      • Sólo aceptan el modelo único heterosexual de familia y el rol materno como definición principal de la mujer.
      • Consideran que la diversidad sexual y de género es una enfermedad (patologización), lo que respalda el sentir de una parte de la población peruana que es profundamente homofóbica. Por ello, no reconocen que excluir a los LGVTBI del “Enfoque de Género” sería ir contra el derecho de igualdad.
      • Objetan la laicidad inherente al Enfoque de Género como régimen de convivencia que tenga como centro a la ciudadanía y no a la iglesia o religión alguna. Al respecto cobra importancia lo siguiente: “Al plantear estas cuestiones deberíamos valorar la diversidad humana, de las culturas, lengua y formas de vida humana…discrepamos profundamente en lo que se refiere a la financiación pública de la educación religiosa. Sin embargo, coincidimos en la profunda importancia de la religión y el respeto a la diferencia religiosa en una sociedad justa.

PARTE 2: EL REPUBLICANISMO Y LO QUE SUBYACE DE LA SITUACION DE DESVENTAJA DE LAS MUJERES

1. La Desigualdad: situación generada por las desventajas de las mujeres

1.1. Existen ́desigualdades horizontales ́ 25 que caracterizan a determinados grupos, cuyos miembros se distinguen del resto de la sociedad por cuestiones de raza, grupo étnico, género, religión, orientación sexual, etc. Y, varios de ellos pueden ser objeto de discriminación. Una persona puede sentirse humillada y perder la autoestima, si forma parte de un grupo que sufre privaciones. Más aún, si sus ́desigualdades individuales ́ están relacionadas con sus capacidades que, finalmente, son representativas de sus logros o de sus fracasos. Dichas capacidades están referidas a la educación, salud, ingresos y nutrición y, tienen relación directa con el capital humano, el social y el cultural.
1.2.
El estudio de las interrelaciones entre las capacidades y los capitales humano, social y cultural ha arrojado lo siguiente:

  • a)  Si se educa más a las mujeres, mejora la salud de los niños. “Ha quedado demostrado que, si se educa más a mujeres, mejora la salud y nutrición de niños” (M. Nausbann)
  • b)  La educación femenina reduce la fertilidad y el tamaño de la familia y esto tiende a mejorar la nutrición y educación de un menor número de niños.
  • c)  Una mejor educación eleva los ingresos y también, la nutrición y la escolaridad de los niños.
  • d)  Las empresas ubicadas en el primer cuartil en temas de diversidad de género entre sus equipos ejecutivos tienen un 21% más de probabilidades de experimentar mejores resultados que las otras empresas ubicadas en el cuarto cuartil

1.3. La de mujeres porque, al igual que lo que sucede con los pobres, los que forman parte de dichos grupos no participan del espacio público. Para ello, requerirían de tener una “Ciudadanas Plena” por el desarrollo de sus capacidades a través de la educación, salud, ingresos y nutrición.

1.4.  Si se tiene Ciudadanía habría un círculo virtuoso (menor exclusión social). Es decir, “si no se otorgan oportunidades a una parte significativa de la sociedad, probablemente se perjudica la eficiencia económica… se provocan conflictos violentos que ocurren cuando existe desigualdad política y económica, de tal modo que los líderes de los grupos quedan excluidos del poder político formal”28.

1.5.  Por lo anterior, la Igualdad de Género forma parte de la Inclusión Social que “es un proceso que asegura que todas las personas tengan las oportunidades y los recursos necesarios para participar plenamente en la vida económica, social y política y para disfrutar de condiciones de vida normales. Asimismo, está relacionada con la integración, la cohesión, la justicia social. Es la posibilidad de participación igualitaria de todos sus miembros en todas las dimensiones sociales (económica, legal, política, cultural, etc.)”. Es decir, incluir socialmente es hacer que los individuos sean Ciudadanos (Plenos) y que no hayan ciudadanos de “segunda clase” . De esta manera, el país podría tener un mayor Capital Social.

1.6.  La adquisición de Ciudadanía (Política Social) se basa en los principios de: Universalidad (derechos, no servicios) y solidaridad (sociedad integrada).

2. EL REPUBLICANISMO Y LA CIUDADANIA DE LA MUJER

El pasado ha permitido que avancemos sobremanera en cuanto la igualdad de género, pues las mujeres tienen mayor acceso a necesidades básicas y a oportunidades que la década pasada, pero, la realidad todavía es sumamente desventajosa, especialmente para las mujeres y niñas y, si son pobres, no blancas, de ámbito rural, o LGTBIQ, la situación es peor aún.

En ese sentido, el presente nos mantiene alertas y nos fija desafíos que deben permitir que lo que ocurre actualmente disminuya radicalmente. Si relacionamos este desafío con el Republicanismo, encontramos las siguientes correlaciones:

  1. Para el Republicanismo todos son iguales pero diferentes (Hanna Arendt) y reconoce que “Los derechos de las mujeres son derechos humanos”, según la IV Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre la Mujer. Beiging, 1995.
  2. El Republicanismo sustenta la libertad como la no dominación de unos sobre otros, porque las libertades individuales no existen en sí mismas, separadas de la comunidad, sino como expresiones de la libertad de la comunidad considerada como un todo (Libertad Positiva que no es individualista).
  3. El derecho a la “Igualdad” establecido por el Republicanismo en términos de igualdad jurídica e igualdad de oportunidades (acceso a la educación, empleo, salud y participación política), tiene el propósito de superar la desigualdad. La “…igualdad no es enemiga de la diversidad, ni de las diferencias, sino de los privilegios.
  4. Es falso expresar que ser feminista es desconocer la diferencias entre sexos, como lo indican las posiciones que están en contra del Feminismo. Por un lado, existe la igualdad jurídica que considera dichas diferencias ante la ley. Por otro, el concepto de diferencia – contradictoriamente- está relacionado con el concepto de igualdad y ambos se complementan porque las personas que son diferentes en cuanto al sexo, la raza, el género u otras diferencias, deben ser respetados y considerados como iguales ante la Ley. Nadie debe ser superior al otro por cualquiera de esas diferencias, por lo tanto, la igualdad ante la ley implica el rechazo a los privilegios por cualquiera de esas diferencias. Es la “inclusión del otro, aún cuando sean diferentes. “El reto de la ciudadanía mundial consiste en avanzar hacia un estado de cosas en el que todas las diferencias se entiendan de manera no jerárquica.
  5. En consecuencia, si la “cancha plana” es representativa del concepto de Ciudadanía, entonces, se debe incluir a las mujeres como Ciudadanas. Para ello, se vale del instrumento que llamamos Enfoque de Género. En el marco del Republicanismo, que establece el Bien Común a través de la construcción de Ciudadanía, entonces, existe la necesidad de resolver la desigualdad ejercitada en contra de las mujeres.
  6. Apelar al derecho de igualdad no ha sido suficiente para erradicar la discriminación (concepto ligado a la igualdad, como expresión de la vulneración del derecho) estructural contra las mujeres basada en prejuicios y prácticas sociales. Es decir, la vulneración de sus derechos en cuanto a tener una vida libre de violencia, salud sexual y reproductiva, acceso y participación en espacios públicos, vulneración de derechos económicos y sociales, asignación desigual de roles a mujeres y hombres, entre otros.

Corolarios:

  1. Es lógico que el Republicanismo Morado, a la luz de estas consideraciones conceptuales sobre la Igualdad y la No Discriminación, adopte el Enfoque de Género y el Feminismo como estrategias para lograr el derecho de igualdad de los sectores de la población en desventaja, en especial de las mujeres. Yo soy un ser humano, y usted me debe reconocer como tal. Por eso tengo derecho a votar, a no sufrir violencia doméstica, etcétera(Guillermo O ́Donnell)
  2. El Republicanismo Morado apunta hacia “el fortalecimiento del sentido de pertenencia a la comunidad peruana, reconociendo nuestras diferencias, forjando una idea compartida del bien común, y superando el exacerbado individualismo que ha caracterizado nuestra sociedad durante los últimos decenios.”
  3. El Partido Morado considera que:
    • 3.1.  Si el contexto sociocultural y las instituciones no facilitan la participación equitativa de las mujeres, la democracia se debilita y se pierden las contribuciones de las mujeres al buen gobierno y la gobernabilidad democrática.
    • 3.2.  No es suficiente que la democracia ofrezca la oportunidad y el Estado defina las condiciones para que mujeres y hombres participen por igual en la vida política de nuestro país. Por ello, la participación política y ciudadana de las mujeres.
    • 3.3.  La presencia y participación de las mujeres en la política y en el sector público son importantes para incorporar perspectivas que presten mayor atención a la situación de las poblaciones vulnerables, y también para poner mayor énfasis en temas tales como el desarrollo sostenible, los derechos humanos, y en general los asuntos de carácter social.
    • 3.4.  La equidad de género se enmarca en los esfuerzos para un ejercicio pleno de los derechos humanos, la construcción de una sociedad incluyente, con igualdad de oportunidades y condiciones para hombres y mujeres, y con reconocimiento a la participación de ambos para contribuir al desarrollo nacional político, económico, social y cultural.
  4. La igualdad de género no es un problema de las mujeres. Es un objetivo social. Hoy es el momento en el que todos somos feministas”.

PARTE 3: ESTRATEGIAS PARA LOGRAR LA CIUDADANIA PLENA DE LAS MUJERES

1. Premisas

1.1. La “Promesa incumplida” de Jorge Basadre es representativa de:

  • a)  Persona libres e iguales que tienen derecho a la igualdad jurídica ante la Ley, a la igualdad de oportunidades (servicios públicos relacionados con la salud, la vivienda, la educación, etc) y, a la igualdad política. Es decir, el bienestar y el progreso material debe estar garantizado mínimamente por el Estado para todos los ciudadanos de una nación.
  • b)  Cohesión, de integración nacional, de intereses comunes, del desarrollo de capacidades de las personas a través de la educación e inclusión social que no se ha dado (eliminación de desigualdades).
  • c) Reconocer que la República requiere de producción y consumo por parte de los ciudadanos.

1.2.  La promesa de la república es felicidad… será cruzar el puente de años difíciles, dejar el Estado más o menos funcionando (…) Necesitamos de un republicanismo con la tecnología que tenemos y con las emociones de 200 años difíciles. Después de todas estas tragedias necesitamos empatía (Carmen Mc Evoy).

1.3.  Para lograr igualdad de género se requiere de la construcción de una conciencia social o cambio cultural respecto a la discriminación y la subvaloración de lo femenino, en todas las esferas sociales e intelectuales. Desde pequeñas cosas cotidianas hasta la forma en que se educa, se entrevista, se conversa y se dirigen las organizaciones. La deconstrucción de aprendizajes y patrones de conducta precisa de voluntad política individual y colectiva para cambiar. Hay muchas cosas que si se pueden hacer y que son relevantes para un cambio, y no simplemente decir: “mitad hombres – mitad mujeres”.

1.4.  Las mujeres no sólo deben estar relacionadas a temas blandos y de poco presupuesto. Deben estar insertas en la problemática y decisiones de la vida integral de la sociedad y, como tal, no se les debe vincular exclusivamente a temas de género o a un entrenamiento exclusivamente en género. “El rol de los Ministerios MIDIS y Mujer y Poblaciones Vulnerables no sólo será combatir la pobreza, sino integrar a los pobres y a las mujeres como Ciudadanos útiles a la sociedad… porque es necesario que haya más Capital Social para acabar con la pobreza. Por eso, el éxito de este Ministerio será que cada año, haya menos personas que participen de Programas sociales…”.

1.5.  Se requieren de Acciones Afirmativas para lograr la Igualdad de Género. Al haberse puesto el problema de la mujer en la agenda pública, es lógico que se hable de la problemática de este grupo y se trate de dar solución al problema de desigualdad. La desigualdad y la discriminación se producía (y se produce) porque las mujeres no participaban (o no participan) significativamente de la “esfera pública”. Es decir, no estaban incluidas en las instancias de poder porque no eran Ciudadanas, por lo tanto, tampoco tenían acceso a la igualdad política, determinante en la construcción de las democracias. Por ello, es indispensable que se concreten con las normas legales del caso, los mecanismos de acción afirmativa de carácter temporal, hasta que el derecho a la igualdad de oportunidades se ejercite en condiciones normales. Especialmente, en lo que respecta a la igualdad de oportunidades, que reconoce que no todas las personas se encuentran en la misma situación y condición para el ejercicio pleno de sus derechos y, en lo que respecta al derecho a la igualdad política de la mujer.

1.6.  Se requieren de políticas públicas que tienen estrecha relación con los Planes de Gobiernos de los Estados relacionadas con la deconstrucción de lo antes señalado (educación, desarrollo de segmentos vulnerables, aplicación del enfoque de género de manera transversal a nivel público, etc.).

2. Líneas estratégicas para aumentar la capacidad de acción y decisiones de las mujeres peruanas

2.1. Dotaciones y capacidad para llevar una vida digna y aprovechar oportunidades

  • a)  Apoyar la libre toma de decisiones sobre maternidad y el momento en que convertirse en madre.
  • b)  Mejorar el acceso de las mujeres a servicios de salud de calidad, en particular a la salud sexual, reproductiva y materna.
  • c)  Potenciar la calidad educativa y promocionar un entorno de aprendizaje seguro e inclusivo para las mujeres y las niñas en la educación primaria y secundaria.
  • d)  Promover una cultura de respeto mutuo entre hombres y mujeres.

2.2. Oportunidades económicas

  • a)  Remover los obstáculos que impiden que las mujeres accedan a empleos de calidad.
  • b)  Reducir los costos personales para las mujeres de sus roles domésticos. Propiciar una división equitativa del trabajo en el hogar. Para ello se promoveré: (i) inversiones en infraestructura (agua, energía, transporte) que ahorran tiempo y permitan reducir la carga de trabajo doméstica de las mujeres y las niñas, especialmente en las áreas rurales pobres; (ii) políticas para incentivar la racionalización de horarios, el establecimiento de jornadas laborales compactas y flexibles, y compatibilizar los calendarios y horarios escolares con los laborales; y (iii) políticas que garanticen el acceso a guarderías, incluyendo incentivos para que las empresas ofrezcan este servicio a los hijos de sus trabajadores.
  • c)  Facilitar el ingreso al mercado laboral y reducir la brecha salarial en los sectores público y privado
  • d)  Reducir la discriminación de mujeres en las empresas.
  • e)  Promover el emprendimiento y el desarrollo empresarial de las mujeres.

2.3. Capacidad de acción y decisión

  • a)  Prevenir el embarazo adolescente, involucrando al gobierno, las familias, la sociedad civil, el sector privado y las instituciones educativas.
  • b)  Desterrar la violencia contra las mujeres con campañas educativas para fomentar relaciones de pareja saludables y mutuamente beneficiosas, iniciativas de movilización comunitaria para instaurar valores que combatan el machismo, programas de prevención de violencia doméstica y apoyo a las víctimas, fortalecimiento del marco jurídico para proteger a las mujeres y niñas y, mejoras en las instituciones encargadas de poner en practica estas normas jurídicas.
  • c)  Eliminar el acoso en todos los ámbitos de la vida pública y privada.

2.4. Participación política de las Mujeres

  • a)  Diseñar y ejecutar programas de capacitación política para las mujeres. El objetivo es desarrollar las habilidades de las mujeres para apreciar, discutir, negociar y llegar a acuerdos para enfrentar situaciones políticas en todos los niveles, desde los gobiernos locales y regionales hasta el gobierno central y el Congreso.
  • b)  Fortalecer la aplicación de la paridad y la alternancia de hombres y mujeres en la ubicación de listas electorales en todas las instancias de gobierno.
  • c)  Establecer sistemas de información sobre gestión política y pública orientados hacia las mujeres, para que ésta sea fácilmente accesible y difundida ampliamente. Las mujeres de todas los niveles sociales deben estar más dispuestas a demostrar sus capacidades de gestión pública, al margen de que la sociedad insista en el reconocimiento de sus calidades de buena madre o esposa u otros comportamientos determinados para las mujeres por la sociedad actual.
  • d) Se continuará con el Programa ProMujer, con la finalidad de velar por el desarrollo de las mujeres militantes del PM, con una estrategia transversal que asegure la participación de las mujeres en varias áreas del PM, tanto a nivel programático como a nivel operativo. Con este Programa se pretende lograr que la Igualdad de Género se aplique en la estructura organizacional del PM y que, las mujeres formen parte del espacio público del PM participando de las instancias internas de poder.

Finalmente, sólo queda expresar que las mujeres no somos como dicen muchos poemas: “… lo más bello y frágil de este mundo, las que nos acompañan, nos dan amor y nos bendicen con el milagro de la vida”. ¡Somos personas y queremos Ciudadanía Plena… nada más!. Y, para ello, también conviene recordar a Vallejo y decir: ¡Hay hermanas, ciudadanas, muchísimo que hacer!. Hagámoslo sin prisa pero sin pausa, como diría Joan Manuel Serrat.


Haz click para compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *